Nadie que haya viajado puede negar que todas las travesías tienen contratiempos. Algunos son insignificantes, pero otros presentan retos que definitivamente no habías previsto, como cuando fui a pasar la Navidad en Vancouver con unos amigos, y dejé toda mi ropa interior y jeans en la secadora, o cuando mi hermana llegó al aeropuerto de Nueva Jersey pensando que era Nueva York. En fin, a todos nos pasan cosas, por eso aquí les dejo algunos consejos para hacer su próximo viaje lo más placentero posible y evitar, en la medida de lo posible, los dolores de cabeza más comunes.

Para ahorrar dinero:

– El martes en la tarde es el mejor momento de la semana para comprar tu boleto de avión. Muchas veces las ofertas de las aerolíneas se abren el lunes, y para la tarde del día siguiente, otras compañías ya habrán bajado sus precios para igualar o mejorar la oferta de la competencia.

– Come en los restaurantes donde van los locales. La comida será más auténtica y barata. Además, ve a algún supermercado y compra bocadillos que puedas llevar en la mochila sin complicaciones, como manzanas o galletas, y siempre lleva algo donde quiera que vayas.

– En los países con agua potable segura para consumo humano (como Australia) lleva una botella reusable y no te separes de ella. Hay muchos lugares públicos donde la puedes llenar gratis. En cambio, una botella de agua chica puede costar hasta AUS$5.

– Compra el bloqueador solar en tu país de origen. Especialmente en hoteles y zonas turísticas, puede llegar a ser carísimo. Nunca olvides usarlo, sin importar las condiciones climáticas.

Para prepararte sin complicaciones:

– Con tiempo, prepara una lista de todas las cosas que deseas llevar, y después ve eliminando poco a poco lo que no sea necesario, hasta quedarte con lo esencial. Sobre todo, no empaques cosas cuyo valor monetario o sentimental sea demasiado como para permitir que se pierdan.

– Empaca para tu viaje justo después de haber lavado tu ropa, y procura no llevar cosas que necesiten plancharse. Además, nunca empaques ropa o zapatos que nunca te hayas puesto. Para ahorrar espacio, mete las calcetas en los zapatos y enrolla la ropa que no se arrugue fácilmente.

– Si te acuerdas de algo que necesitas empacar, hazlo en ese preciso momento, y si no estás en tu casa, pon una alarma en tu celular. De otra forma, es muy probable que lo olvides.

Para no sufrir con contratiempos:

– Avisa a tu banco que vas a estar en el extranjero, y verifica las cláusulas de uso de tus tarjetas en otros países.

– Checa el tipo de adaptador que necesitas para las conexiones de tus aparatos electrónicos. Además, verifica el voltaje, ya que cuando hay una variación muy grande puedes terminar quemando tu plancha de cabello o secadora (me ha pasado, y no es divertido).

– Escanea tu pasaporte y mándalo a tu correo electrónico. Además, saca algunas copias de tu pasaporte y ponlas en diferentes lugares, como tu maleta, tu cartera o la bolsa de tus pantalones. Si tienes el evento desafortunado de perderlo, esto evitará que tu contratiempo se convierta en una pesadilla.

– En la maleta que subirás contigo al avión (carry-on), empaca tus artículos de uso personal (recuerda que los líquidos deben estar en cantidades de menos de 100ml), un cambio de ropa (incluyendo interior) y si tienes suficiente espacio tu secadora de cabello. Así, si tienes la mala suerte de que se pierda tu maleta, tendrás lo esencial para sobrevivir mientras la aerolínea la localiza.

– Toma probióticos y productos con lactobacilos antes y durante las primeras semanas de tu estancia en un nuevo país. Eso te ayudará a mantener una flora intestinal saludable y evitar las famosas enfermedades estomacales del viajero.

– Prepara un mini botiquín con pañuelos desechables, un par de curitas, algo para el dolor (recomiendo paracetamol, que también controla fiebre y cólicos), gripa, mareos y vómito, diarrea, y alergias, y llévalo siempre contigo. Para las chicas, incluyan un par de toallas femeninas o tampones, les pueden salvar la vida en una emergencia.

12. En muchos países los turistas son el blanco preferido de los ladrones. Nunca lleves tu cartera en la bolsa trasera de tu pantalón, ni cargues la bolsa sólo con un hombro. Siempre guarda un par de billetes dentro de tu zapato.

Para disfrutar más del viaje

-En el avión: Si tienes vejiga chiquita pide asiento junto al pasillo, si tienes sueño ligero, no olvides tapones para oídos. Además, cuida lo que tomas, un poco de vino puede ayudarte a dormir, pero un poco más de la cuenta y te emborracharás más rápido que en tierra firme.

– Si te ejercitas regularmente, una cuerda de saltar y una banda de resistencia no quitan mucho espacio y son muy útiles para no perder la condición física durante el viaje.

– Si vas a un país donde no conoces el idioma, por lo menos aprende las frases: Gracias, Por favor, Lo siento, ¿Dónde está el baño? y ¿Cuánto cuesta?. Lo más recomendable es que leas acerca del país, las costumbres y la cultura desde que comiences con los preparativos de tu viaje.

– Si viajas a un país con una diferencia grande de horario, muy probablemente llegarás por la mañana. Llegando al hotel descansa, pero no duermas más de tres horas. Haz un esfuerzo por levantarte, date un baño y sal a explorar. Para cuando regreses ya será una hora conveniente para dormir durante toda la noche, y con un poco de suerte, despertarás hasta la mañana siguiente.

Sigan estos tips y te aseguro que me lo agradecerás.