En un país donde puedes encontrar gente de más de 200 naciones diferentes, y donde el 25% de los ciudadanos nació en otro continente resulta un poco complicado identificar los platillos genuinamente australianos, especialmente porque una de las áreas más fuertes donde se muestra el multiculturalismo del país es en la gastronomía. Pues para que no se confundan, no les digan ni les cuenten, aquí está la lista de algunos de los platillos típicos verdaderamente australianos. ¿Se atreverían a probarlos todos?

Nuez de Macadamia
Por miles de años los aborígenes australianos la recolectaron de los bosques del este del país, hasta que los europeos la descubrieron en 1828. Actualmente, y gracias a su versatilidad y facilidad de cultivo es producida en diversos países del mundo. En Australia su uso predilecto es en postres y cocina contemporánea. Recientemente un estudio comprobó que reduce el colesterol en la sangre cuando es ingerida en cantidades moderadas.

Lamington
Es un cubo de pastel de vainilla cubierto con chocolate y coco rallado, simple y delicioso. La historia dice que fue nombrado en honor a Lord Lamington, el gobernador de Queensland de 1896 a 1901, aunque hay diferentes versiones de cómo fue creado exactamente. Una de ellas afirma que el cocinero de la casa dejó caer accidentalmente un pastel de vainilla en una cubeta con chocolate derretido. Sea cual sea el origen, el Lamington se convirtió en el postre más famoso de la tradición australiana hasta el día de hoy.

Balmain Bug
También llamado langosta de mariposa, es un animal marino que llega a medir hasta 23cm y habita cerca de las costas del este de Australia. Su cuerpo es aplanado, no tiene tenazas y sólo la cola es comestible. Posee un sabor fuerte, y es excelente al vapor o a la parrilla, especialmente usada como acompañamiento de otras variedades de comida del mar.

Barramundi
El nombre de este pez significa “pez de río con grandes escamas” en un lenguaje aborigen del área de Queensland, y se han descubierto pinturas rupestres en el área que lo representan, por lo que su consumo data de miles de años. Actualmente es un pescado de alta demanda en Australia y varios países asiáticos, gracias a su sabor suave y la excelente consistencia de su carne.

Canguro
Su carne es exportada a más de cincuenta países, y ha sido parte de la dieta de los aborígenes desde tiempos ancestrales, y aunque para el 2011 sólo el 15% de los australianos la comían más de cuatro veces al año, su consumo aumenta cada vez más. La carne de canguro es rica en proteínas y baja en grasas (sólo 2%), además de que tiene un sabor fuerte, excelente para filetes a la parrilla.

Emu
Esta ave, la más grande del continente y segunda más grande del mundo, es sumamente apreciada por la calidad de su carne. Presenta tres veces la cantidad de hierro que la res, y además de tener un excelente sabor, es prácticamente libre de grasa y baja en colesterol. Con sólo tres gramos de grasa y 150 calorías por cada 100 gramos, es el alimento perfecto para las personas que buscan alternativas saludables de alimentación, sin sacrificar el paladar.

Vegemite
Este alimento tan polémico, que la mayoría de los australianos aman y la mayoría de los extranjeros detestan, es una de las sustancias más ricas en vitamina B del planeta. Hecho a partir de levadura de cerveza, tiene un sabor muy salado, y a la vez parecido al de la grasa quemada de un filete bien cocido. Un uso clásico es en pan tostado con un poco de mantequilla, agregando a veces queso, aguacate o jitomate.

Larvas Witchetty
Estos animales en forma de orugas blancas gigantes han sido consumidos por los aborígenes australianos por milenios. Pueden comerse crudos o al carbón, y son altamente nutritivos, especialmente por su contenido proteínico. Su sabor en crudo es almendrado, mientras cocidas, presentan una consistencia y sabor parecido al huevo revuelto. Si estás en un viaje de aventura por el desierto y de repente te dan ganas de sentirte Bear Grills, este es el alimento perfecto para llevar tus habilidades de supervivencia al siguiente nivel.

Como podrás ver, Australia demuestra una vez más por qué es uno de los lugares más exóticos del planeta. Si tienes la oportunidad de venir, no dudes en enriquecer tu viaje y retar a tu paladar con estos manjares.